23 de febrero de 2015

La Princesa prometida: un clásico de nuestra infancia

La princesa prometida /William Goldman
Booket
1973


Este libro ha tenido el poder mágico de transportarme a la infancia. Aún recuerdo, que estando en casa de mis primos, una de esas tardes aburridas que hay entre los días de celebración de la Navidad, daban por televisión la película "La princesa prometida". Mi prima exclamó: -Me encanta. Es la película más preciosa del mundo. Y así la descubrí y la vi mil veces ya que la repitieron hasta la saciedad sobretodo en Navidades, junto a las míticas, Willow y E.T. Me enamoré locamente de Westley y me encariñé mucho con André el gigante y el mítico Iñigo Montoya. La princesa Buttercup siempre me pareció un pelín sosa, todo el día esperando a que la rescatara su Westley sin hacer nada más que dejar pasar las horas.  

Así que cuando vi la novela en la librería pensé que estaría bien leerla ya que el cine suele no hacerle justicia a las novelas y seguro que tendría muchos detalles más con los que deleitarme.

Debo decir que al principio me costó un poco ya que el autor nos explica su vida durante muchas páginas y llegué a pensar que me había equivocado de libro o que había un error de imprenta pero luego relaciona su vida con la historia. Nos confiesa que él no es el autor del libro sino que lo descubrió a la edad de 10 años cuando estuvo enfermo en el hospital y su padre se lo leía. Fue el libro que le hizo interesarse por la lectura, el que le descubrió que dentro de esas hojas y encuadernaciones hay historias maravillosas. Y al volverse adicto a esas historias quiso ser escritor. Me parece precioso como nos explica su descubrimiento del placer por la lectura.
Luego ya empieza con la historia de La princesa prometida y hay que decir que la película es bastante fiel, se nota que el propio autor es también el guionista. Obviamente tiene más detalles de cada personaje el libro y cosas que la película no explica pero lo esencial está. De hecho me sabia todas las sorpresas de la historia y conforme iba leyendo me venían recuerdos de la película, cosas que pensaba que había olvidado.
He disfrutado mucho con la historia de Iñigo Montoya que sigue siendo uno de mis personajes favoritos y ahora lo es aún más ¿Quién no se acuerda de su mítica frase?: Hola me llamo Iñigo Montoya, tú mataste a mi padre. Prepárate a morir. 

La historia de Fezzik también me ha gustado mucho, es muy original y divertida. Los padres de Buttercup me han resultado muy graciosos, son la típica pareja que llevan muchos años juntos y que discuten cada dos por tres pero no pueden vivir el uno sin el otro. Y Westley tan encantador y aventurero como lo recordaba en la película.
Toda la historia está llena de interrupciones del propio autor en las que nos explica problemas que tuvo con los editores, con el argumento, hay momentos en los que pide la opinión del lector o nos resume cosas por resultar demasiado ñoñas o largas. Vamos que hace participar al lector y parece que lo tengas en la habitación preguntándote y comentándote cosas de la historia como si fuera un amigo tuyo que se lee el libro a la vez.
Finalmente añade la continuación de la historia, "El bebé de Buttercup". Es una historia algo extraña porque va dando saltos en el tiempo pero al menos no acaba con vivieron felices y comieron perdices. Supongo que es lo que el autor se propone, no acabar cómo la típica historia romántica de siempre. Y además señala que la autentica felicidad viene con los hijos más que con la pareja.

La historia es muy divertida y está cargada de ironía. Como he comentado antes los momentos románticos son cortados por el autor con diversos pretextos y es algo de agradecer.
Os dejo a continuación con los fragmentos que más me han gustado:


"-No hables de mi belleza- le dijo Buttercup-.Todo el mundo no hace más que comentar lo hermosa que soy. También tengo una mente, Westley. Habla de sus cualidades."


 " -¿Cuándo fue la última vez que leíste un libro? Di la verdad. No sirven los libros con ilustraciones...me refiero a los que llevan letra impresa."


"-Hijo, no vengas a decirme a mí qué es lo que merece la pena... el amor verdadero es lo mejor del mundo, después de los caramelos para la tos. Es de público conocimiento".


Valoración: 9/10

2 comentarios:

  1. La peli la he visto varias veces pero con el libro aún no me he animado. pero voy a tener que animarme...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues seguro que disfrutarás de la lectura!

      Eliminar

No te vayas sin dejar un comentario. Sirven para mejorar y sobretodo para conocernos :).